jueves, 10 de febrero de 2011

IMPORTANCIA Y CARACTERÍSTICA DE LAS POLÍTICAS DE DIVIDENDOS DENTRO DE LA NORMATIVA LEGAL VENEZOLANA

INTRODUCCIÓN


           El derecho al dividendo es un derecho individual que corresponde a todos los accionistas y es un derecho fundamental de todos los socios, pues es el derecho al cobro de utilidades, mismas que se encuentran representadas en una sociedad anónima por los cupones que deben llevar adheridos las acciones. En las sociedades mercantiles constituidas en sociedad anónima, el capital social representa el monto de la inversión permanente de las personas que invierten en ella, éste se divide en acciones. Las acciones constituyen, por tanto, una parte alícuota del capital social y están representadas por títulos valor que otorgan a los accionistas, entre otros, derechos patrimoniales, que son los que confieren a los accionistas la prerrogativa de cobrar los rendimientos y de obtener el reembolso de su inversión con motivo de la disminución del capital o liquidación de la Persona Moral.

           Ese rendimiento se conoce como dividendo, que tiene como origen las ganancias generadas en la empresa, de operación o patrimoniales, que previamente, o en el momento de su distribución, habrían causado el Impuesto Sobre la Renta. El dividendo viene a ser la cuota por acción que de la utilidad distribuible tiene derecho a recibir el accionista, y se obtiene prorrateando el monto de los dividendos a distribuir entre el total de las acciones con derecho a esa distribución, según el acuerdo correspondiente de la asamblea general.

      Ahora bien, como se trata de una distribución de rendimientos del capital aportado por los socios, o sea utilidad o dividendos, su origen es de suma importancia para efectos fiscales. Dicho en otras palabras, para determinar si existe o no impuesto a cargo y calcular el que corresponda, es prioritario atender al origen del dividendo distribuido respecto de la contabilidad fiscal que lleva la sociedad mercantil contribuyente.





DESTACAR  LA  IMPORTANCIA Y CARACTERÍSTICA DE LAS POLÍTICAS DE DIVIDENDOS DENTRO DE LA NORMATIVA LEGAL VENEZOLANA


CONCEPTO DE DIVIDENDOS
            Dividendo. Cuota proporcional que le corresponde a cada acción en la distribución de las ganancias causadas por una empresa, después de atender las reservas legales, estatutarias y voluntarias.

            Los dividendos pueden ser de diferentes clases: en acciones, en efectivo y en especie.
            Dividendo en Acciones. Proporción cancelada en acciones, que corresponde a cada acción en tenencia al distribuir las utilidades obtenidas.
            Dividendo en Efectivo. Participación en efectivo que corresponde a cada acción en tenencia al repartir las ganancias de la empresa.
            Dividendo en Especie. Cuota que le corresponde en proporción a cada acción, pagada con un activo diferente al efectivo y/o acciones de la empresa.
            La declaración del reparto de dividendos es potestativa de los directores o administradores de la compañía. Son ellos quieres deciden, en base al último balance general, la fecha y la cuantía de los dividendos. Representa la cuota parte que corresponde a cada acción en las utilidades de las compañías anónimas y deas contribuyentes, después de cálculo del Impuesto Sobre la Renta.

Son utilidades que se pagan a los accionistas como retribución de su inversión. Se considera como dividendo la cuota parte que corresponda a cada acción en las utilidades de las compañías anónimas y demás contribuyentes asimilados, incluidas las que resulten de cuotas de participación en sociedades de responsabilidad limitada.  

                 Fechas importantes en el proceso de dividendos:
ü  Fecha de declaración: La asamblea de accionistas declara el dividendo (es la única que tiene esa facultad).

ü  Fecha de registro: Es la que define el periodo de antigüedad de los accionistas para reclamar dividendos.
FORMA DE PAGO DEL DIVIDENDO
            La forma más común es el dividendo en efectivo. Otra forma es abonar el dividendo en acciones, denominadas "liberadas". Esto suele ocurrir cuando del balance resultan utilidades pero la sociedad no dispone de fondos líquidos suficientes para abonar un dividendo en efectivo. Algunas empresas pagan los dividendos normales o regulares anualmente, otras lo hacen semestralmente, e incluso otras lo hacen trimestralmente o cada mes. Los dividendos extraordinarios, como ya dijimos anteriormente, suelen reservarse para pagos que no tienen porqué repetirse.

Al distribuir un dividendo los beneficios retenidos de la compañía disminuyen, así que si éstos llegasen a agotarse y no se necesitasen fondos para la protección de los acreedores, la empresa podría pagar un dividendo de capital. Dado que tales pagos son considerados como una devolución de capital, no están sujetos al impuesto sobre la renta.

            Independientemente, de cual sea el valor de la empresa en su totalidad antes del pago del dividendo en acciones, continuará siendo el mismo después del pago del dividendo, puesto que el número de acciones aumenta, se ha de esperar que todos los cálculos por acción se hayan de reducir proporcionalmente. Otros tipos de dividendos no líquidos pueden ser: la entrega de warrants, que dan a su poseedor el derecho a comprar acciones de la empresa a un precio determinado durante cierto período de tiempo, o la entrega de acciones preferentes o de obligaciones, así como el envío de muestras de productos.

TIPOS DE DIVIDENDOS
ü  La razón de Pago: Que se calcula dividiendo el dividendo en efectivo por acción de la empresa entre sus utilidades por acción, indica el porcentaje por unidad monetaria percibida que se distribuye a los accionistas en forma de dividendos. Mediante una política de dividendos según una razón de pago constante, se establece que cierto porcentaje de las unidades será distribuido a los propietarios en cada periodo de pago de dividendos. Uno de los inconvenientes de esta política es que si las utilidades de la compañía decaen, o si ocurre una pérdida en un periodo dado, los dividendos pueden resultar bajos o incluso nulos.

ü  Política de dividendos regulares: Se basa en el pago de un dividendo fijo en cada periodo. Esta política proporciona a los accionistas información generalmente positiva, indicando que la empresa se desempeña correctamente, con lo que se reduce al mínimo toda incertidumbre. A menudo, las empresas que se valen de este tipo de política incrementarán el dividendo regular una vez que se haya probado un incremento en las utilidades. De tal suerte, los dividendos casi nunca se verán disminuidos.

LA POLÍTICA DE DIVIDENDOS
            La tercera decisión importante de la empresa es su política de dividendos, esto es, el porcentaje de utilidades que se paga en efectivo a los accionistas. Por supuesto, el pago de dividendos reduce el monto de las utilidades y afecta al importe total del financiamiento interno. Por tanto, hay quienes sostienen que es necesario analizarlo en relación con la decisión global de financiamiento

EL OBJETIVO DE LA POLÍTICA DE DIVIDENDOS
1.       Participación Baja, Mercado Joven:
      -     Producto Nuevo en Mercado Nuevo.
-          Gran potencial de Crecimiento.
-          La empresa debe crecer para futuro.
-          Se requieren muchos recursos.
-          La política de dividendos es retener mayor cantidad utilidades.

2.      Participación Alta,  Mercado Joven:
-          Producto con experiencia en Mercado Nuevo.
-          Hay gran potencial de crecimiento.
-          Requiere mucha de re-inversión de utilidades.

3.      Participación Alta, Mercado Maduro:
-          Son empresas rentables y liquida.
-          Participación amplia en un mercado maduro.
-          Se espera reparto de dividendos (surge el dilema de que % a repartir).
-          Parte de utilidades deben de re-invertir.

4.      Participación Baja, Mercado Maduro:
-          Participación minoritaria en un mercado maduro.
-          No tiene sentido invertir en el mercado.
-          Aconsejables liquidar el negocio.
LOS DIVIDENDOS EN LAS EMPRESA QUE HACEN OFERTAS PÚBLICAS  DE ACCIONES

            La autorización de los montos de emisión es otorgada por la Comisión Nacional de Valores, órgano regulador del sector, ante la cual las empresas deben presentar su solicitud, bajo lo establecido por las Normas publicadas en el año 2002, así como con el Instructivo para realizar oferta pública, del año 2005.  Las obligaciones son títulos que representan una deuda de la empresa, con garantía quirografaria o hipotecaria, negociable en los mercados financieros.

            Las obligaciones son quirografarias cuando están respaldadas por todos los activos de la empresa y no por uno específico de la misma, mientras que las hipotecarias, como su nombre lo indica, están respaldadas por una hipoteca de primer grado sobre un activo del ente emisor.  Este tipo de instrumentos requieren la autorización de la Comisión Nacional de Valores.

            Otra forma de financiación externa de largo plazo es la emisión de acciones, bien sea para la creación de capital social cuando se constituye la sociedad, o para su ampliación cuando el capital inicial resulte insuficiente. Las acciones representan partes alícuotas del capital social, y el efecto de la emisión sería nulo si la creación de acciones no responde a una efectiva aportación patrimonial a la sociedad. Las mismas generalmente son emitidas a la par, lo cual significa que el precio de emisión es igual al valor nominal. La diferencia entre el precio de emisión y el valor nominal es la prima de emisión.  Las acciones emitidas pueden ser ordinarias o preferidas, teniendo estas últimas la preferencia en el cobro de dividendos o para participar en el reparto del patrimonio en caso de una liquidación.  En caso de quiebra, los accionistas privilegiados pasan después de los acreedores, pero antes que los accionistas comunes. En ese sentido, las acciones preferidas constituyen una forma híbrida de financiación, presentando características de acciones ordinarias y de obligaciones

            LOS DIVIDENDOS DENTRO DEL RÉGIMEN FISCAL VENEZOLANO
            Las utilidades derivadas de los ejercicios fiscales iniciados luego del 1° de enero de 2001, están sujetas a este tributo establecido en la Ley de Impuesto sobre la Renta del 17 de noviembre de 1999. El impuesto a los dividendos fue establecido en la Ley de Impuesto sobre la Renta (ISLR) del 17 de noviembre de 1999. Los siguientes son los aspectos más resaltantes de dicho tributo:

            Regla general: El impuesto está vigente para las utilidades derivadas de los ejercicios fiscales iniciados luego del 1° de enero de 2001 y sólo será aplicable a la porción de los dividendos percibidos por el accionista de las compañías anónimas y contribuyentes asimilados a éstas, que excedan de la renta neta fiscal gravada con el ISLR aplicable a la compañía que paga el dividendo. A tal efecto se considera ¿renta neta fiscal gravada¿ aquella que: (i) es aprobada en la asamblea de accionistas; (ii) sirve de base para el reparto de dividendos; y (iii) está gravada con el ISLR aplicable a la compañía que paga el dividendo.
            A la porción gravada del dividendo le será aplicada una tarifa única proporcional del 34% retenida en el momento del pago o abono en cuenta del dividendo. Para el cálculo del excedente de la ¿renta neta fiscal gravada?, se restará a la renta que es aprobada en asamblea de accionistas y que sirve de base para el reparto de dividendos, la renta neta fiscal gravada y la renta derivada de los dividendos recibidos de otras empresas.
            Formas de pago de los dividendos: Se considerarán dividendos a los fines del impuesto aquí descrito, los pagados o abonados en cuenta, en dinero o en especie, incluyendo los dividendos en acciones. Se consideran dividendos pagados los créditos, depósitos y adelantos que hagan las sociedades a sus socios hasta el monto de las utilidades y reservas de la compañía.
            Sin embargo, no se considerarán dividendos los créditos, depósitos y adelantos realizados a los socios si la sociedad percibe como contraprestación intereses calculados a una tasa igual o mayor a tres puntos porcentuales por debajo de la tasa activa bancaria y el socio deudor pagó en efectivo el monto de dicho crédito, depósito y adelanto antes del cierre del ejercicio de la sociedad.
            Dividendos en acciones: En el caso de dividendos en acciones, la compañía pagadora del dividendo no retendrá suma alguna por concepto de impuesto al dividendo. Sin embargo, ese impuesto deberá ser retenido cuando el accionista enajene las acciones que recibió como dividendo.
            Reglas de imputación: La Ley de ISLR también incluye reglas para determinar la porción gravada de los dividendos y evitar el efecto de retroactividad y doble tributación. En consecuencia, el monto que se pague por concepto de dividendo se imputará en el siguiente orden:
Primero, a la renta neta fiscal gravada en el ejercicio inmediatamente anterior a aquel en que ocurre el pago. Dichos dividendos no serán gravados.
            En segundo lugar, a los dividendos recibidos de terceros por el pagador del dividendo en el ejercicio inmediatamente anterior a aquel en que ocurre el pago, los cuales fueron previamente gravados o se originaron de la renta neta fiscal gravada de la sociedad que pagó originalmente el dividendo. Dichos dividendos tampoco serán gravados.
            En tercer lugar, a la renta neta que exceda de la renta neta fiscal gravada en el ejercicio inmediatamente anterior a aquel en que ocurre el pago. Dichos dividendos serán gravados con el impuesto al dividendo.
            Agotadas las utilidades del ejercicio inmediato anterior al pago, o si no hay utilidades en el ejercicio, se presumirá que los dividendos corresponden a las utilidades del ejercicio más cercano al inmediatamente anterior y se aplicarán las reglas arriba mencionadas, hasta que los dividendos correspondan a utilidades de ejercicios no sujetos al impuesto aquí descrito.
            Dividendo presunto de establecimiento permanente: Las sociedades constituidas en el exterior que tengan un establecimiento permanente en Venezuela estarán obligadas a pagar, como responsables por cuenta de sus socios, un impuesto de 34% sobre el enriquecimiento neto atribuible al establecimiento permanente, no exento ni exonerado, que exceda su enriquecimiento neto gravado. Sin embargo, este impuesto no procede si el establecimiento permanente demuestra a satisfacción de la Administración Tributaria que reinvirtió totalmente en el país la diferencia entre su renta neta fiscal gravada y su renta neta. La reinversión deberá mantenerse en el país por lo menos por cinco años, lo cual será certificado por los auditores externos.
            Dividendos recibidos de sociedades constituidas en el exterior: Los dividendos recibidos de empresas constituidas en el exterior serán íntegramente gravados y estarán sujetos a un impuesto único y proporcional del 34%, pudiendo acreditarse el impuesto pagado en el exterior por concepto de dichos dividendos.
FORMAS DE DIVIDENDOS
  • Dinero Efectivo; de curso legal.
  • Bonos u otros valores de la misma compañías.
  • Acciones, Bonos u otros valores de otras compañías.
  • Bienes muebles.
  • Acciones de la misma compañía, de una nueva en tesorería.
  • Acciones de la misma compañía, de una nueva emisión con ese fin.
  • Obligaciones negociables de la misma compañía, como: letras, pagares, entre otros.

EL DIVIDENDO  EN ACCIONES Y SU EFECTO EN EL VALOR DE LAS MISMAS

DIVIDENDOS EN ACCIONES
Un dividendo en acciones es el pago de dividendos en forma de acciones a los propietarios existentes. Las empresas recurren a menudo a este tipo de dividendo como una forma de reemplazo o adición de los dividendos en efectivo. Aunque los dividendos en acciones no tienen un valor real, los acciones pueden concebirlos como algo de valor que les ha sido proporcionados y que antes no tenían.

Aspectos Contables:
En el sentido contable el pago de un dividendo en acciones significa un cambio entre las cuentas de capital, en vez de una utilización de fondos. Cuando una empresa declara un dividendo en acciones, los procedimientos con respecto a la distribución son los mismos que los descritos anteriormente para los dividendos en efectivo.
Punto de Vista de los Accionistas: 
El accionista que recibe un dividendo en acciones no recibe en realidad nada de valor. Una vez que el dividendo ha sido pagado, el valor por acción de las acciones disminuirá en proporción al dividendo, de tal suerte que el valor de mercado de sus participaciones totales en la empresa permanecerá sin cambio.

Dividendos En Acciones:
  • No son necesariamente dividendos sino una participación financiera (aumenta capital social y disminuye la utilidad c/acción).
  • Disminuye utilidad de c/acción aunque c/accionistas posee ahora más acciones.
  • Es indicio de una empresa en Problemas.
  • Es más fácil “controlar” una empresa cuando las accionistas están más dispersos.
  • Mayor cantidad de accionistas hay mas acceso al crédito (democratización del capital).
  • El dividendo en acciones debe aprobarlo la superintendencia de bancos y la CNV.

Los Dividendos vs. Utilidad:
  • A mayor utilidad mayor posibilidad de Dividendos.
  • Mayor cantidad de dividendos eleva el precio acciones.
  • Mayor precio de las acciones mayor valor de la empresa.
EFECTO DEL PAGO DE DIVIDENDOS SOBRE PRECIO DE ACCIONES

Si la tasa de rentabilidad de las inversiones (rentabilidad empresa) es mayor que la tasa de oportunidad del mercado (costo capital) la política de dividendo debe tener a cero y viceversa.
Si caso contrario no existiendo proyectos de inversión rentable, la política de dividendos tiende a un reparto total de utilidades 100%.
FORMULA:
 P= D + r / t° (UNA-D )


P= Precio Acción en el Mercado.
D= Dividendo por Acción.
UNA= Utilidad Neta por Acción
R= rentabilidad Empresa.
t °= tasa oportunidad en el Mercado.
Cuantitativamente;
  • Si “r” es mayor que “tº” = dividendo (0)
  • Si “r” es menor que “tº” = dividendo = 100% de la UNA.
Ejemplo:
Se tiene una empresa que presenta los siguientes datos:
Ventas                     Bs 1000                                     Activos Totales       Bs. 1000
Costos                            700                                      Pasivos Totales              400
Utilidad Bruta                300                                      Capital Social                 600
Gastos                            170                                       Pasivo + Capital          1000
Utilidad Neta                 130

La empresa posee 20 acciones comunes con un valor de mercado de Bs. 30 C/u tiene un proyecto de inversión con tasa de rentas. Interna de 15% y el costo de oportunidad es del 12% la política actual de dividendos es repartir un 50% de la UNA.
Determine el precio de las acciones.

UNA =        U. N.              =       130  = 6,50 Bs/Acción
              Nº Acciones                    20

               P= D + r/tº (UNA – D)  = 3.25 + 0,25/0,22 (6,50 – 3,25)    =   63,64
                                                                                 0,12
EXPLICAR LOS MODELOS DE DISTRIBUCIÓN DE DIVIDENDOS Y SU IMPACTO
 EN LAS POLITICAS DE FINANCIACION DE LA EMPRESA


            DIVIDENDOS CRECIENTES Y DECRECIENTES.  MODELOS DE CALCULO
      Son los dividendos que tienen crecimiento o incremento constante y que se espera que continúe hacia el futuro previsible aproximadamente a la misma tasa que la de la economía como un todo, es decir, producto interno bruto.

            VALOR DE LOS DIVIDENDOS
            Relación existente entre los dividendos percibidos por el tenedor de una acción y el precio o cotización de ésta. La rentabilidad por dividendo es el cociente entre el dividendo esperado para el próximo año y el precio de la acción hoy:


            A veces se calcula con los dividendos del último año, en vez de los del próximo.   Muchos gestores utilizan la rentabilidad por dividendos como criterio de selección de valores, eligiendo aquellas acciones con mayor rentabilidad por dividendo. La lógica es sencilla: obtenemos un dividendo importante, sólo algo más bajo que el de la renta fija, y además podemos conseguir plusvalías si las acciones suben. Si bajan no hay mucho problema, pues las podemos mantener en cartera cobrando el dividendo; por esto es considerada una estrategia defensiva propia de mercados bajistas o de personas que necesitan unos ingresos periódicos de sus acciones.

Habitualmente, las empresas que reparten más dividendos suelen ser empresas grandes y que crecen poco; si crecieran mucho no podrían repartir dividendos, ya que necesitarían esos recursos para financiar los nuevos proyectos de crecimiento. Esto hace que sus acciones sean en general poco volátiles y que no se caractericen por grandes plusvalías.

            Los dividendos nos pueden servir también para valorar la acción:
            a.- Precio de la acción a partir de la rentabilidad por dividendos.
E1 analista estima cuál debe ser la rentabilidad por dividendos de la acción, basándose en la rentabilidad por dividendos histórica y en el promedio de rentabilidad por dividendos del sector; teniendo el dato del dividendo previsto para el año próximo, puede calcular cuál debería ser el precio de la acción:

b.- Precio a partir de dividendos constantes.
El precio de un activo es el valor actual neto de los flujos futuros que proporciona. Si consideramos que una acción sólo proporciona como único flujo los dividendos, y hacemos la hipótesis de que estos dividendos son constantes (lo que se conoce técnicamente como perpetuidad), el valor de la acción viene dado por:
Donde K es la rentabilidad exigida por el inversor.

c) Precio a partir de dividendos crecientes (Gordón-Shapiro).
Consideramos que los dividendos crecerán a una tasa constante g de manera indefinida. El valor de la acción vendrá dado por la siguiente expresión, conocida como modelo de Gordón-Shapiro:


d) Múltiplo de las ventas
Este método de valoración, empleado en algunos sectores con cierta frecuencia, consiste en calcular el valor de una empresa multiplicando sus ventas por un número.
El ratio precio/ventas se puede descomponer en otros dos:



Modelo de Graham
            Graham propuso un modelo de inversión que se ha hecho ya clásico. Pretende descubrir el valor intrínseco de la acción a partir de los beneficios que proporciona, medidos por varios parámetros bursátiles. Se trata de una estrategia conservadora, basada en comprar sólo aquellas acciones que dan buena rentabilidad en el momento actual, sin esperar demasiado del crecimiento futuro que todavía no conocemos, y que cumplen las siguientes características:
      La empresa debe haber pagado dividendos en los veinte últimos años.
      Tamaño mínimo: 100 millones de dólares en ventas.
      La relación Precio de Mercado/Valor Contable no debe ser superior a 1,5.
      El PER no debe ser superior a 15, calculado con la media de los beneficios de los            últimos años.
                  La rentabilidad por dividendos no debe ser inferior a 2,5 por 100.
               
            Sólo deberemos comprar cuando la acción reúne las condiciones adecuadas, no importa cuál sea el momento del mercado. No obstante, podemos mencionar algunos inconvenientes en la aplicación del modelo:
            La rentabilidad de esta estrategia frecuentemente sólo se muestra a largo plazo, y muchas veces largo plazo es demasiado tiempo. No se consideran algunos elementos del balance, como endeudamiento, ROE,  etc., ni otros que dan valor a la empresa, como activos intangibles que producirán crecimiento futuro del dividendo y del beneficio por acción.  Se pueden introducir algunas variaciones al modelo de Graham dirigidas a corregir algunos defectos, con el objeto de identificar una acción infravalorada:
a) Valores con liquidez.
b) Incremento en ventas durante los últimos cinco años.
c) Incremento del dividendo durante los diez últimos años.
d) Pay out inferior al 65 por 100.
e) Deuda/Recursos propios inferior a 0,5
f) ROE similar o mejor que la media del sector.
g) PER inferior al del sector.
h) Rentabilidad por dividendos mejor que la del sector.
       
El problema de estos criterios es si pueden seguir siendo de utilidad hoy en día, ya que no tienen en cuenta el crecimiento, que es un factor fundamental en las bolsas. El modelo de Graham carece de la precisión que proporcionan otras teorías desarrolladas posteriormente, pero no por ello deja de ser claro, sencillo y con una amplia visión de lo que es el mercado.
MODELO DE GORDON Y SHAPIRO  (Dividend Discount Model)
        El modelo de Dividendos Crecientes a tasas constantes (DDM), más conocido como el modelo de Gordón y Shapiro, es aquel que se basa en los dividendos futuros, creciendo a una tasa constante, a saber, la tasa de crecimiento sostenido. Para determinar el valor de la acción se considera el valor actual de los dividendos futuros más el valor actual del valor futuro de venta, tomando la tasa de ganancia requerida de los accionistas (Ke) como tasa de descuento.
          En resumen, el modelo queda así:        P0:   D 1   _    Ke  -  g
       
          Al igual que en el caso del PER, este valor (P0) de la acción es comparable con la cotización bursátil de la acción, para verificar si la acción está sobre o sub. valuada en el mercado.
- Si P0 > CO     Acción sub. Valuada por el mercado.
- Si P0 > CO     Acción Sobre valuada por el mercado.    
      Al utilizar este modelo surge una nueva necesidad, que es cómo estimar la tasa de ganancia requerida (Ke), para ser incorporada al modelo. Para ello, a continuación, presentaremos los principales métodos para determinar la tasa.

Determinación del Ke:
a. - Ke conceptual = i + PRO + PRF
En este método podemos apreciar que conceptualmente, debemos incorporar el costo de oportunidad (i) a lo que adicionamos una prima por riesgo operacional (PRO) y una prima por riesgo financiero (PRF). Para poder estimar ambas primas, es preciso visualizar el riesgo operacional, relacionándolo con la variabilidad de las utilidades operacionales y, el riesgo financiero, a través de confirmar la capacidad financiera de cubrir los compromisos financieros.

 b.- Ke  =  ROE
Se considera como supuesto que los accionistas hacen suya la rentabilidad sobre los fondos propios generada por la empresa y por ende, la consideran como su tasa de ganancia exigida y que pueden requerir a futuras inversiones.

c.-  Ke  =  PER-1
Otra alternativa es utilizar el inverso del PER, tal como se explicó en el capítulo 1, sirve como una mera aproximación a la tasa de ganancia requerida, y dependerá de la percepción del mercado y de su relación con la tasa de interés cero riesgo, para verificar su relevancia.

d.- Ke  =    D1    +  g        Po
Si consideramos el modelo de Gordon y Shapiro, estamos siendo más objetivos, pero debemos hacer un supuesto, el cual es que el precio de la acción (cotización bursátil) es igual al valor intrínseco de la acción.
Situación que en muy pocas ocasiones se da. Pero, si es justo señalar que es más objetivo que los anteriores.

e. - Ke = RF + b (RM – RF)
Por último, y no por ser el peor, encontramos el modelo CAPM de la cual surge la proposición de Sharpe, para determinar un Ke de una manera absolutamente más objetiva, en el sentido de que no se utilizarán supuestos directamente y los datos a utilizar provienen del mercado.
A nuestro juicio, este método es sin lugar a dudas, el más objetivo.

f.-  Ke HAMADA  =  RF  +  b ju (RM - RF)  +   b ju (RM - RF) D/K (1 – T)
De la proposición de W. Sharpe, surge esta metodología de Robert Hamada, quien considera la utilización de un Beta símil, para poder determinar el Ke  relevante para el análisis. Este método  se utilizaría cuando la empresa no cotiza en bolsa.

Entiéndase Dividendo por acción,  DPA la relación entre Dividendos a repartir / Nº de acciones.
Entiéndase por Utilidad por Acción, UPA la relación entre Utilidad del ejercicio / Nº de acciones.
Entiéndase por Valor Libros, el valor que se obtiene al dividir el Patrimonio por el número de acciones.

El rendimiento de un valor es la relación entre la renta que produce y el precio corriente que el mismo tiene en el mercado. El rendimiento no se calcula sobre el valor nominal sino sobre el que tiene en el mercado en un momento dado: así, si un título que da un interés del 10% y tiene un valor nominal de 100, se transa en el mercado a 120, el rendimiento no es entonces de un 10% sino de 8,33% (10x100/120). Lo mismo se aplica para las acciones, bonos y toda clase de papeles.

Los diferentes rendimientos que ofrecen los diversos valores reflejan el distinto grado de riesgo que está asociado a cada uno de ellos. Los papeles de deudas difíciles de cobrar o de dudoso respaldo, que se cotizan normalmente muy por debajo de su valor nominal, ofrecen por lo tanto elevados rendimientos; ellos son el reflejo de la especial compensación que procuran los inversionistas cuando corren riesgos particularmente altos.
LA IRRELEVANCIA DE LA POLÍTICA DE DIVIDENDOS
Con un mercado de capitales eficiente la política de dividendos es irrelevante.  Los accionistas
pueden obtener liquidez persuadiendo a los directivos a repartir mayores dividendos o vendiendo parte de sus acciones. De ambas formas se produce transferencia de valor de los antiguos a los nuevos accionistas. La única diferencia estriba en que en el primer caso la transferencia se produce por una dilución del valor de cada una de las acciones de la empresa, producto de la emisión de nuevas acciones, mientras que en el segundo caso se origina por una disminución del número de acciones en poder de los antiguos accionistas.
       La eficiencia del mercado significa que las transferencias de valor derivadas de variaciones en la política de dividendos se realiza en términos justos. Y puesto que el valor global de los capitales de los accionistas (antiguos y nuevos) no se ve afectado.

Teoría de la irrelevancia de los dividendos

     Los dividendos son irrelevantes, afirmando que conociendo la
 decisión de inversión de la Empresa, la razón de pago de dividendos no es
 mas que un detalle, y que la misma no afecta la riqueza de los accionistas; y
 que el valor de la Empresa queda determinado por la capacidad de generar
 utilidades de los activos o de su política de inversión y que la forma en que se
 derive la corriente de utilidades entre dividendos y utilidades retenidas no
 afecta a ese valor. Se establecen los siguientes supuestos:

Ø  Los mercado de   capitales  son   perfectos,  no existen  imperfecciones

Ø  Ausencia de costos de lanzamiento

Ø  No existen impuestos
Ø  La política d e inversión de la Empresa no está sujeta a cambio
 .
                                   
     El efecto de los pagos de dividendos sobre la
 riqueza de los accionistas queda compensada exactamente por otros medios
 de financiamiento. Cuando la Empresa ha tomado su decisión de inversión
 tienen que decidir si retiene utilidades o si paga dividendos y venden nuevas acciones por el importe de ellos con el fin de financiar la inversión. El importe del valor descontado por acción, después de
 financiamiento y de pago de dividendos es igual al valor de mercado por
 acción antes de ese pago. Esto sucede porque hay una transferencia de
 valores, de viejos a los nuevos. Los nuevos adquieren acciones con un valor
 menor.



LA RE-ADQUISICIÓN DE ACCIONES DE SUS PROPIAS ACCIONES.  
SU EFECTO EN EL VALOR DE LA EMPRESA

La recompra de acciones consiste en la adquisición por parte de la empresa emisora de una parte de sus acciones ordinarias. Entre las razones aducidas para iniciar un proceso de recompra de acciones, a parte de las posibles ventajas fiscales existentes desde el punto de vista de los accionistas, podemos señalar las siguientes:
ü  Es un medio de proporcionar una oportunidad de inversión "interna"
ü  Es una forma de modificar la composición de la estructura de capital de la empresa, aumentando su grado de apalancamiento.
ü  Povoca un efecto favorable sobre los beneficios por acción.
ü  Permite eliminar un grupo determinado de accionistas minoritarios.
ü  Minimiza la dilución sobre los BPA asociados con las fusiones y warrants.
ü  Reduce los costes administrativos asociados con la atención a los pequeños accionistas

Dicha recompra se puede efectuar de dos maneras:
ü  Mediante oferta de adquisición: cuando la empresa hace una oferta formal a los accionistas para adquirir una cantidad determinada de acciones a un precio ya establecido, generalmente mayor que el de mercado. En general, los costos de operación para la empresa son mucho más altos que aquellos en que se incurre por la compra de acciones en mercado abierto.
ü  Mediante la compra en el mercado abierto: cuando la empresa adquiere sus acciones en la Bolsa de Valores, igual que cualquier otro inversionista. Por lo general, se negocian honorarios de corretaje. Si el programa de recompra es gradual, su efecto es hacer aumentar el precio de las acciones.

            El precio de recompra por acción que deberá ofrecer la empresa a los accionistas, para lograr un equilibrio, depende del precio de la acción en ese momento y de la proporción de acciones que se desee recomprar. Antes de que la empresa recompre acciones, los accionistas tienen que ser informados de las intenciones de la empresa. En una oferta de adquisición, estas intenciones se anuncian en la propia oferta.

TEORIA RESIDUAL DE LOS DIVIDENDOS

            Si la Política de Dividendos se tratara como una decisión de financiamiento, el pago de dividendos en efectivo es un residuo pasivo. El importe del pago de dividendos variará de un período a otro de acuerdo con las fluctuaciones en el importe de oportunidades de inversión aceptables de que disponga la Empresa, si estos son muchos es capaz de que el porcentaje de pago de dividendos sea cero; caso contrario que no tuviera oportunidades de inversión pagaría todas sus utilidades como dividendos; de acuerdo a esto los dividendos no son importantes.


            Pero tenemos que tener en cuenta que,  para que el accionista esté de acuerdo o acepte que la Empresa retenga parte o toda sus ganancias, ésta debe invertirla en un rendimiento mas alto que el rendimiento que requieren.

La teoría residual de la Política de Dividendos no significa por necesidad que los dividendos tengan que variar de un período a otro según las oportunidades de inversión, si no que se pueden retener para utilizarlas cuando se requieren.

      
            La teoría residual de la Política de Dividendos no significa por necesidad que los dividendos tengan que variar de un período a otro según las oportunidades de inversión, si no que se pueden retener para utilizarlas cuando se requieren.

            Para ello sugieren los siguientes pasos:
Ø  Determinar el nivel optimo de capital; es decir, el punto de intersección entre los programas de oportunidad de inversión y el Costo de Capital Marginal Ponderado (CCMP).

Ø  De acuerdo a la estructura de capital óptima, se destinará el monto total de financiamiento de capital social.

Ø  En vista de que el Costo de las Utilidades retenidas es menor que el costo de la emisión de nuevas acciones comunes, las utilidades retenidas se emplearan para cubrir los requerimientos de capital.




CONCLUSIÓN

            Cuando el consejo de administración de una compañía decide que una parte de los beneficios que ha obtenido va a ser distribuida entre sus accionistas en forma de dividendos, y determina la cuantía de los mismos, tiene que identificar quiénes son sus actuales accionistas, los que tienen derecho a percibir ese dividendo. Es por esa razón que cuando una compañía anuncia el pago de dividendos, suele anunciar dos fechas. La primera es la fecha en la que se gravará el pago, y la segunda, posterior, la fecha en la que se hará efectivo el pago de los mismos. En la fecha en que se grava el pago es la fecha en la que todo el mundo que posea acciones de la compañía.

            Todo el mundo que sea accionista en esa fecha,  tendrá derecho al cobro de los dividendos. Y en la fecha en que se hace efectivo el pago, es una fecha posterior en la que realmente se pagan los dividendos. La cuota por acción que representan estos dividendos son los que tienen el carácter como tal en el derecho mercantil, pero en el derecho fiscal el concepto se amplía a otros casos que tienen como origen la propia naturaleza de esta rama del derecho que es recabar la contribución. Esto es lo que determina la frontera en entre las autonomías del derecho mercantil y el derecho tributario.

          En las sociedades mercantiles constituidas en sociedad anónima, el capital social representa el monto de la inversión permanente de las personas que invierten en ella, éste se divide en acciones. Las acciones constituyen, por tanto, una parte alícuota del capital social y están representadas por títulos valor que otorgan a los accionistas, entre otros, derechos patrimoniales, que son los que confieren a los accionistas la prerrogativa de cobrar los rendimientos y de obtener el reembolso de su inversión con motivo de la disminución del capital o liquidación de la Persona Moral. Ese rendimiento se conoce como dividendo, que tiene como origen las ganancias generadas en la empresa, de operación o patrimoniales, que previamente, o en el momento de su distribución, habrían causado el Impuesto Sobre la Renta. El dividendo viene a ser la cuota por acción que de la utilidad distribuible tiene derecho a recibir el accionista.

BIBLIOGRAFIA

  • Finanzas de la Empresa
Enciclopedia Océano 1995.

  • Sitio Web, http://www.monografias.com.ve

  • Sitio web, http://www.google.com.ve

·         Sitio web, http://www.wikipedia.org.com.ve

·         Mercados Capitales Venezolanos. Disponible en:
http://www.cnv.gov.ve/documentos/ecofinmer/Comision%20Nacional%20de%20Valores/Informe%202002.pdf

·         Resumen Mensual De La Bolsa De Valores De Caracas Agosto 2004. Disponible en:
http://www.finanzasdigital.com/analisis/Agosto2004.pdf

·         Fulchini  Victor, (2005). El Impuesto Al Dividendo En Venezuela Y Su Efecto Para Los     Inversionistas. Disponible en:
http://www.tecnoiuris.com/modules.php?name=News&file=article&sid=1053






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada